El lado salvaje de la educación / I

El lado salvaje de la educación / I Recuerdo mis días de la facultad donde aprendíamos, o al menos intentábamos, filosofía y dentro ese mundo teórico,  una materia llamada “Didáctica” , traducido  como la enseñanza de la filosofía, el problema inicio el primer día de clases cuando el docente a cargo nos contó una fábulaSigue leyendo “El lado salvaje de la educación / I”

MEDICINA Y MODERNIDAD;LOS ENFERMOS SON ANÓNIMOS

Martes 27 de Abril de 2004 La Jornada, México . Por Arnoldo Kraus Hace algunos meses me contaba un paciente, quien además de enfermo era médico, viejo y persona, que debido a una dolencia prolongada decidió ir a Estados Unidos para obtener una segunda opinión acerca de sus males. Decepcionado, después de algunas consultas eSigue leyendo “MEDICINA Y MODERNIDAD;LOS ENFERMOS SON ANÓNIMOS”

Menores ejercen sexoservicio en 60 zonas de Acapulco.

Misael Habana de los Santos. En La Jornada, Pág. 31, 4 de agosto de 2003 Para algunos menores, el sexoservicio los ha trasladado del camino de la sobrevivencia a paraísos artificiales. Hay quienes tienen la ilusión de terminar la secundaria “y si antes me encuentro un gringo que me lleve al otro lado, me voy”.Sigue leyendo “Menores ejercen sexoservicio en 60 zonas de Acapulco.”

El obispo que murió dos veces

La memoria está presa en los museos y no tiene permiso de salida. El obispo Juan Gerardi dirigió la investigación del terror en Guatemala. Una noche de la primavera de 1998, el obispo presentó los resultados, mil cuatrocientas páginas, más de mil testimonios, en el patio de la catedral. Y dijo: –Bien sabemos que esteSigue leyendo “El obispo que murió dos veces”

Un beso abrió las puertas del infierno

Fue la señal. Como la traición contada en los evangelios: –A la que yo dé un beso, ésa es. Ya fines de 1977, en Buenos Aires, el Ángel Rubio besó, una tras otra, a Esther Balestrino, María Ponce y Azucena Villaflor, fundadoras de las madres de Plaza de Mayo, y a las monjas Alice DomonSigue leyendo “Un beso abrió las puertas del infierno”

La impunidad es hija del olvido

El imperio otomano se caía a pedazos y los armenios pagaron el pato. Mientras ocurría la primera guerra mundial, una carnicería programada por el gobierno acabó con la mitad de los armenios de Turquía: casas saqueadas y quemadas, caravanas de desnudos arrojados al camino sin agua ni nada, mujeres violadas a la luz del díaSigue leyendo “La impunidad es hija del olvido”

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora